jueves, 26 de noviembre de 2015

NO ES QUEJA, ES DOLOR (25-N )

¿Por qué insistimos en concentrarnos cada año ? ¿Por qué volvemos a expresar nuestra indignación cada 25 de Noviembre ?
No es rutina y no es monotonía de la desesperación,es necesidad de visibilizar el drama que viven miles y miles de mujeres en el mundo por el hecho de serlo.
No es queja, es dolor por un sufrimiento, que muchos lo viven como inevitable. Nos negamos a aceptar la muerte de mujeres como un hecho irreversible, por tanto combatimos el maltrato porque ejecutado por los hombres, nos denigra y nos  convierte en seres viles, llevándonos a las catacumbas de la involución de la especie humana.
Un asesinato de una mujer es una sentencia de cárcel para todos los hombres, ya que nuestro silencio, nuestra indiferencia o nuestros chistes alimentan el fuego de la supuesta superioridad del varón sobre la mujer.
No es únicamente la batalla de la mujeres, es la guerra de los hombres por imponer socialmente el respeto y la  igualdad entre todas las personas.
Un artículo, un grito, una manifestación, un texto o simplemente una palabra en apoyo de las mujeres que sufren el desprecio de los hombres, provoca un seismo en nuestro entorno; que sin duda sirve de refugio y de apoyo a las víctimas de violencia de género.
¡Qué la ola de solidaridad recorra nuestras calles y qué en  ningún rincón encuentren cobijo las serpientes que usan la fuerza física como arma de dominación !
¡A las barricadas para desalojar de casas, plazas y lugares de trabajo la barbarie machista !
Ramón Seva










3 comentarios:

  1. !Hola a todos!. Soy Paqui una compañera vuestra del aula de informatica, siento mucho no haber podido compartir con vosotros la concentración que realizasteis en contra de la violencia de género. Quisiera de alguna manera, manifestar mi repulsa y indignación y para ello hice un escrito que aunque no pude leerlo ese día, me gustaria compartir con vosotros.
    DONDE TERMINA EL AMOR Y EMPIEZA EL SOMETIMIENTO
    Cuantas lágrimas hacen falta para decir basta.
    La violencia de género es una del las pandemias más invisibles del planeta.
    Son tantas las mujeres que por miedo o cobardía se resignan a malvivir pensando que no hay más y no ven soluciones.
    Habría que cambiar muchas cosas empezando por las leyes de son tan injustas que no debemos callarnos ante los abusos que vemos y después desde nuestros propios hogares educando a nuestros hijos a vivir en comunidad con respeto y educación .
    Siento mucha pena cuando observo a las nenas de hoy en día que confunde amor por celos, manipulaciones y creen que por eso son más importantes, que valores podrán enseñar el día de mañana a sus hijos. Pero también siento mucho orgullo por todas las que con unas edades más avanzadas, son capaces de gritar muy alto !BASTA YA !.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo veo muy bien que se recuerde a las mujeres maltratadas y a las que han matado sus verdugos.Yo he tenido muncha suerte y he tenido un matrimonio muy bonito, pero he sido una hija maltratada.Ana Rodriguez

    ResponderEliminar
  3. ME ha gustado mucho. Yo tengo dos hijos ,niño y niña e intento educarlos igualmente sin hacer distinciones y enseñarles que nadie es NI SUPERIOR NI INFERIOR a nadie.

    ResponderEliminar