martes, 29 de abril de 2014

CAMINANTE NO HAY CAMINO ...


Me llamo SANI MOHAMED nací el 12 de febrero de 1995 en DUALA, ciudad situada en el litoral de CAMERÚN.

Soy el tercero de una familia de 4 hijos, 3 chicos y 1 chica. Mi hermano NASSER es el más pequeño, es estudioso y un genio jugando al fútbol. FÁTIMA la segunda es maestra, está casada y vive con su marido. El mayor BACHIR, es periodista y una referencia para mí, es un gran amante de la literatura. Fue el que me enseñó cómo expresarme en público, de él me vino el amor al periodismo. Mi padre MUSA y mi madre HANNATU, son gente humilde y trabajadores, virtudes que nos han inculcado desde el primer momento bajo el lema: tolerancia y respeto hacia los demás.

Di mi primer paso hacia la escuela a los tres años en un colegio trilingüe (francés, inglés y árabe) cerca de mi casa. Desde entonces mi amor para los estudios fue creciendo. A los 10 años obtuve mi primer diploma de fin de primaria (CEP). Tres  años después, el equivalente al graduado escolar (BEPC).

Soy de confesión musulmana, pero crecí en un barrio donde la mayoría era cristiana, viviendo en total armonía y respeto, compartiendo con alegría tanto fiestas musulmanas como cristianas entre vecinos.

Nuestro principal pasatiempo entre jóvenes ,después de la escuela, era el fútbol. Nos reuníamos cada noche alrededor del “CHAI” (infusión típica de mi tierra), charlando hasta la hora de ir cada uno a su casa.

Desde pequeño, quería dedicarme al fútbol mientras estudiaba ,pero mi padre solo quería que yo estudiara. Rechazó varias ofertas de canteras de fútbol que me quisieron llevar. Cuando cumplí 10 años, como regalo de cumple, me llevo para hacer una prueba en la fundación del famoso SAMUEL ETO’O, donde estuve jugando hasta que ocurrió un desgraciado acontecimiento de corrupción : una beca de estudio que conseguí a través de un examen para poder estudiar en QUEBEC (Canadá), que al final me la negaron.

Junto con las ganas que tenia de formarme a fin de ser útil para el mundo y mi futuro, que cada día lo veía borroso, decidí irme de mi país en busca de un sitio donde se valorase realmente los esfuerzos de las personas.

Emprendí entonces un largo viaje cruzando 4 fronteras: NIGERIA, NIGER, ARGELIA y MARRUECOS, CEUTA y ESPAÑA. Una aventura, que pudo costarme la vida, con momentos de difíciles y de bajón ,pero siempre remontado por un objetivo, poniendo continuamente mi meta por encima de todo. El cruce del desierto, la vida en el bosque, la entrada en Ceuta sin olvidar la discriminación y el racismo, son cosas que marcaron ese largo y complicado camino que me llevo hasta la ex capital de AL-ANDALUS: la actual CÓRDOBA, ciudad donde vivo desde abril de 2013.

Me he integrado bien en la sociedad ya que hablo castellano, he conocido a mucha gente, algunos son muy amigos míos, me ayudan a integrarme más todavía. Si mi vida tiene un sentido en España es gracias a mucha gente, particularmente mi chica ANA BELÉN que desde el principio me abrió su corazón con sinceridad, que está allí secándome las lagrimas, escuchándome, apoyándome como pueda y aconsejándome junto a su maravillosa familia.

La asociación ELIN Ceuta con todos sus miembros, CORDOBA ACOGE, Miguel y su familia que son gente excepcional, Ramón y Menchu por su forma sencilla de ver la vida, Inés y sus hijos que me abrieron la puerta de su casa hace un año. Sin olvidar a María José y Carlos que me han devuelto la sonrisa. Es una gran FAMILIA la que estamos formando.

Espero en un futuro, ser un buen embajador y portavoz del pueblo oprimido y marginado del mundo, sobretodo de África, para hacer un mundo de justicia y dignidad donde los hijos de la madre tierra gozarán de los recursos que se encuentra en ella, bajo el lema: AMOR, RESPETO, HUMILDAD Y PAZ

SANI
 



2 comentarios:

  1. La historia de la vida de Sani no la conocia. Me ha impactado la valentia de este chico ,su fortaleza y todo lo que a pasado hasta llegar a nuestro ciudad.
    Me alegro comprobar la solidaridad que ha encontrado ,y me entusiasma comprobar que ha encontrado a personas que le han dado su apoyo y su amor.
    No se me olvida la cantidad de personas que se han quedado en el camino y no han conseguido llegar a nuestro pais y lo que es aún peor los que pierden la vida en el intento por tener un futuro mejor.
    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece valiente por su parte porque lo que hizo fue una decision muy difícil. Merece la pena echarle una mano, porque su sueño es prosperar. A la vista está que lo dejó todo por una vida y educación mejor, sin saber que le iba a suceder. Es un ejemplo a seguir.

      Eliminar