jueves, 27 de marzo de 2014

MEZQUITA ALJAMA DE CÓRDOBA

El día 26 de marzo del 2.014 visitamos la Mezquita de Córdoba. Noventa y ocho alumnos y dos profesores se citaron con la historia para vivenciar nuestro pasado y nuestro presente.
Desde este blog queremos denunciar la apropiación del Obispado de Córdoba de este templo que perteneciendo a todos los cordobeses/as, ha pasado a manos de la Iglesia al inscribirlo en el Registro de la Propiedad.
Usurpar el nombre de Mezquita Aljama de Córdoba y bautizarla con el nombre de Catedral de Córdoba es manipular la historia. La Mezquita de Córdoba es seña inequívoca de nuestra ciudad y Patrimonio de la Humanidad.
Contra el engaño y el expolio tenemos la mejor receta: el conocimiento histórico-cultural. La Mezquita está situada a orillas del rio Guadalquivir y se ubica en un lugar que antes lo ocupó la basílica cristiana de San Vicente y, posteriormente, un templo romano .
Lugar sagrado para los habitantes de esta ciudad, durante siglos ha sido el espacio donde los distintos credos religiosos han rezado a sus divinidades. Un ejemplo histórico más para defender este templo como patrimonio de todos y no de una sola creencia.
Su génesis y su realización es fruto del encuentro entre oriente y occidente: arte bizantino cristiano, templos hipóstilos griegos, decoración siria y mesopotámica y todo ello fusionado con un nuevo estilo llamado arte califal de Córdoba.
La Mezquita de Córdoba es la expresión de un arte hispano-musulmán, donde se consagra el arco de herradura de clara ascendencia hispana.
La Mezquita de Córdoba (S. VIII) forma un rectángulo de 130 metros de ancho por 180 metros de largo, con una superficie de 23.400 metros cuadrados. Tiene un aspecto de fortaleza para dar la sensación de castillo de la fe y está compuesto de un gran patio al norte, que ocupa casi un tercio del total (Patio de los Naranjos) y un templo interior techado.
El primitivo alminar fue construido por Hixam I ,pero fue Abderramán III quien construye un nuevo alminar. Esta torre perdura en su armazón dentro del interior de la actual torre barroca, construida por Hernán Ruiz en el S.XVII.
La primitiva Mezquita  de Córdoba tenía forma cuadrada y la mandó construir Abderramán I, en ella destacan los arcos formados por dovelas, donde se alternan el color amarillo( piedra caliza) y el rojo (ladrillo).
Conforme va creciendo la ciudad de Córdoba, como capital del imperio califal, los sucesivos emires y califas: Abderramán II, Abderramán III ( sólo el patio y el alminar), Alhaquen II y, por último, la construcción más extensa y más pobre, desde el punto de vista arquitectónico, la de Almanzor la van ampliando.
Cristina Valle ,Juan Salido y Ramón Seva











No hay comentarios:

Publicar un comentario